Dos Grecos y cuatro amigos

Greco 1París, 1894: el color de dos obras del pintor ilumiba el piso y turba la paz que compartían Zuloaga, Rusiñol, Uranga y Jordá.

El pintor vasco Ignacio Zuloaga contagió su admiración y entusiasmo por el arte del Greco a sus compañeros de piso en París. El artista catalán Santiago Rusiñol quedó también prendado por el genio del cretense y, en sus cartas desde París al diario La Vanguardia, plasmó como pocos la crónica misma de la historia del arte.

Su artículo “El Greco en casa” es una obra maestra de las crónicas periodísticas, y más teniendo en cuenta lo que en ella relataba: el entusiasta y agitado recibimiento que cuatro artistas españoles hacían a dos obras del Greco (San Pedro en Lágrimas y Magdalena penitente) en el piso que compartían en París. Era el inicio del regreso del Greco a Toledo.

Ver artículo original de Santiago Rusiñol en La Vanguardia

 

La vision de san juanLa Visión de San Juan (1608-1614), obra que se puede admirar en el Metropolitan Museum de Nueva York, formará parte de la gran exposición que, bajo el título “El Greco y la Pintura Moderna”, se celebrará en el Museo del Prado, en Madrid, entre el 24 de junio y el 5 de octubre del próximo año.

Esta obra (mide 2,22 x 1,93 m) es parte de un gran retablo que el artista realizó para el Hospital de Talavera.

Este cuadro perteneció, entre otros, a Cánovas del Castillo y al propio pintor Zuloaga. Éste último lo adquirió en 1905 por 1.000 pesetas.

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.